VIDEO ENDOSCOPIA

La videoendoscopia digestiva es una técnica indolora, cuyo objetivo es la visualización del sistema digestivo superior y/o inferior, ESOFAGO, ESTOMAGO, DUODENO, COLON Y RECTO. El estudio consiste en introducir un tubo flexible por la boca en el caso de la endoscopia alta y a través del ano en la colonoscopia, previa administración de sedación por un especialista en anestesia, para evitar molestias durante el procedimiento. 
El objetivo del estudio es el diagnóstico de las enfermedades del tracto digestivo y/o el tratamiento de algunas de ellas, pudiendo identificar lesiones sangrantes, inflamación de la mucosa, pólipos, ulceras benignas o por cáncer y estrecheces entre otras. Durante el procedimiento se pueden obtener muestras como biopsias de estómago, esófago, duodeno o cólon. 

A pesar de la adecuada elección de la técnica y su correcta realización pueden presentarse efectos indeseables, con una frecuencia aproximada de 1 cada 1000 exploraciones, como hemorragia, perforación, infección, aspiración, hipotensión, etc.

La necesidad de sedación o el empleo de anestesia tópica podrían llevar algún riesgo añadido, como depresión respiratoria, trastornos cardiovasculares o reacción alérgica al fármaco utilizado, por lo que previo a la realización del procedimiento se debe avisar al médico de posibles alergias medicamentosas, alteraciones de la coagulación, enfermedades cardiopulmonares, (fundamentalmente infarto de miocardio o angina de pecho reciente), existencia de prótesis, marcapasos y medicaciones actuales.
La preparación previa para la gastroscopia es únicamente que el paciente se presente en ayuno y acompañado, y para la colonoscopia es necesario que el día anterior al procedimiento el paciente tenga una dieta predominantemente líquida y por la tarde ingiera un laxante.